Una de las lesiones ortopédicas más comunes son los esguinces, también conocidos como torceduras. Estos pueden no ser graves y requerir un mínimo de tratamiento y descanso, pero no siempre es ese el caso. A continuación, se detalla qué es un esguince, los grados que existen y cómo se les da tratamiento.

¿QUÉ ES UN ESGUINCE?

Un esguince se define como es estiramiento o, en casos más severos, desgarramiento de los ligamentos que conectan las articulaciones.

¿CUÁLES SON LOS GRADOS DE ESGUINCES?

Esguince grado I: sólo se trata de un estiramiento de los ligamentos, es decir, una lesión leve.

Esguince grado II: en este caso los ligamentos presentan un desagarre parcial.

Esguince grado III: los ligamentos se desgarran totalmente.

¿CÓMO SE TRATA CADA GRADO DE ESGUINCE?

Esguince grado I: un poco de estiramiento suave y reposo de la articulación afectada.

Esguince grado II: lo más común es que se requiera el uso de una férula o yeso para mantener inmóvil la articulación en espera de su mejoramiento.

Esguince grado III: generalmente requiere de cirugía y todos los cuidados posteriores que ésta conlleva.

En caso de que se haya torcido o dañado alguna articulación, presente dolor e inflamación es muy importante que acuda con un especialista como el Dr. Víctor Toledo Infansón, traumatólogo ortopedista, para que le realice un diagnóstico que detecte la severidad de la lesión y pueda recibir el tratamiento indicado.